Algo mas que tips en Bali

tips3

Caminando por la calle Sugriwa en Ubud (Jalan Sugriwa) en el centro, hay cosas bien interesantes, el restaurante Sopa donde por supuesto hay muchas variedades de sopas y comida vegetariana se puede comer algo distinto y barato y Dayu’s warung muy buen restaurante y precios accesibles, comida vegetariana saludable también especial para las personas que no pueden comer gluten. La mayoría lo cocinan con aceite de coco y es barato para los precios de Ubud. Los precios van de 20000 ($1.5 US DOL ) muy buen ambiente y free wifi. Lo mejor es el menú, jugos de ginger con menta agua de coco limón y lemon grass, torta de zapallo italiano con chocolate, Falafel de tofu, café con leche de coco (cocochino) y te chai con leche de coco, cosas que nunca había probado.

Tips1

Vemos muchos vendedores de fruta, donde que mejor que comprar en la calle, mas barato y fruta tropical como el mango. Es muy común que nos sintamos estafados y paguemos mucho mas del precio normal algunas veces, me ha pasado muchas veces creyendo que es el precio normal pero finalmente aprendí viendo los precios en el supermercado, así que si compran mangos en la calle en Bali, no paguen mas de 15000 rupias por dos mangos. Dentro de todo es un precio razonable.


tips2

Una de las mejores cosas de los países del sudeste asiático para mi, es la street food (comida de la calle) y mas cuando andamos con un presupuesto ajustado. A veces puede venir con una pequeña indigestión, pero son experiencias de Asia, después nuestro cuerpo se acostumbra a comer en la calle. En Ubud me paso que no encontraba comida en la calle, y tenia que buscar en lugares mas caros, pero lo que pasaba era que vendían el paquetito de Nasi Goreng muy temprano en la mañana hasta tipo 11 AM. Después también se puede encontrar, pero hay que buscar mas allá de las calles principales de Ubud, así que cuando vean a gente vendiendo los nasi goreng en la calle (arroz con vegetales envuelto en un paquetito bien artesanal) ,deberían pagar entre 5000 – 10000 rupias (menos de un dolar).

Dias con Yuliana

jardin

Siguiendo con la idea  de encontrar algo mas que la película comer rezar amar en Ubud, seguí en la búsqueda de couchsurfing, después de cambiarme del anterior couchsurfing por razones de robo algo complicadas, esa es otra larga y oscura historia de couchsurfing que contare en otro post. Mande algunos mensajes a ver quien respondía, siempre hay que mandar un mínimo de 3 o mas mensajes en couchsurfing porque a veces hay gente que nunca responde y nos quedamos sin alojamiento! por eso hay que planearlo desde antes. Una de las personas que me respondió fue yuliana, originalmente de yogakarta, indonesia, pero viviendo en Ubud hace un tiempo,  se veía simpática su descripción en couchsurfing y lo que mas me llamo la atención es que había ido a chile!

Quedamos primero en juntarnos en un restaurante, Dayu´s  warung (el mejor resto que fui en Ubud). Ahí la encontré y en 5 minutos ya no parábamos de hablar y mas me sorprendió porque Yuliana podía hablar chileno. Una chica de indonesia hablando chileno, no lo esperaba. Me contó que  viajo por Sudamérica y se sintió muy conectada con chile, donde estuvo 3 meses, la mayoría del tiempo en la isla de chiloe, donde quiere volver algún día.

Después de eso quedamos en que me iba a quedar en su casa por dos días como couchsurfing, ella tiene una piezita muy especial para los invitados, y de cierto modo quiere devolver la mano de todas las veces que se quedo en couchsurfing viajando. Un area que no conocía de Ubud donde ella vive  y me gusto mucho es Penestanan, donde esta el restaurant Alchemy que es muy popular (y muy muy caro también) pero donde por lo menos me compre un agua de coco y ocupe el wifi eternamente.

Subimos a su casa por unas callecitas muy estilo Bali, y toda la gente nos saludaba, muy acogedor. Llegamos a su casa que es una pequeña villa al estilo balines, con un jardín maravilloso lleno de flores de colores, un pequeño jardín secreto dentro de una villa en Ubud. Los días con Yuliana fueron los mejores de Ubud, donde pude ver un poco el estilo de vida balines y su hospitalidad.

 



Algo mas que Ubud

 

beans

Todo partió así. Estaba en Tasmania, Australia, una cosa llevo a la otra y me hizo llegar a Bali, (pensé que si no iba ahora, nunca iba a ir, así como medida desesperada, necesitaba ver mas lugares del mundo) así que termine la work and holiday Australia un mes antes de que se me acabara. Llegué específicamente a Ubud, Bali. Decidí quedarme en couchsurfing para conocer la ” real cultura local” y  no gastar tanto ya que el alojamiento es caro para ser Indonesia (10 dol por noche aprox.)  comparando los demás lugares de sudeste asiático. Mi  primera impresión que tuve de Ubud cuando llegue fue, mas del 50% de las personas que estoy viendo no son de acá, y cada un metro te ofrecían algo, ya sea motorbike o souvenirs. De algún modo sentí que esperaba algo más, o distinto, pero era BALI, no se podia pedir que fuera un lugar poco conocido. Lei algunos blogs de viajeros donde la mayoría decían que Bali era interesante pero maltratado por el turismo en algunos lugares aunque queria verlo por mis propios ojos y con mi opinion como era, sin mas cuentos y así fue, aunque siempre que queremos poder hacer nuestra experiencia la mejor y a pesar de que un lugar sea ultra turístico y a veces saturado, pueden pasar cosas interesantes, como las personas que vamos conociendo, en algunos casos, hacen todo el viaje. Empecé el descubrimiento de Ubud, que cosas interesantes podía encontrar en este famoso lugar del que todos hablaban y hasta sale en películas.

Para ver un poco algo mas que el pueblo, partí a caminar al trek pad de los campos de arroz que esta en mismo Ubud, por la calle Raya Ubud (Jalan Raya)  hacia al norte , donde se puede ir en bicicleta o en moto, aunque el camino es muy muy angosto , es mejor ir caminando o en bicicleta. Se puede ver un poco de la real cultura balinesa sin estar en el centro del pueblo con mucha gente, las personas trabajando en los campos de arroz y si les sonríes ellos te saludan muy amistosamente, también se ve a las personas trabajando en sus casan, o tallando madera afuera de sus localcitos. A lo largo del camino hay algunos cafecitos muy lindos, aunque los precios no son tan baratos para backpackers, igual un jugo natural o un agua de coco es posible, para presupuestos ajustados.

Pare y esto sucedió, algo un poco surreal, esas cosas que solo ocurren cuando viajas y  mas si viajas sola, alguien se cruza en tu camino y vas a recordar algo mas que los campos de arroz. Me pedi un plato de  porotos verdes al estilo indonesio, eran así como unas habichuelas mágicas, o eso me imagine y en eso un viajero aleman apareció, se llama Joel, nos pusimos a conversar de los viajes, la vida, me contaba que venia de Nueva Zelanda y que se estaba dedicando a escribir poemas sobre la autoreflexión, al principio no entendía lo que me decía pero después comprendí.  Me pregunto si queria escuchar poemas y empezó a recitar, así como un espectáculo artístico, mientras yo al mismo tiempo buscaba inspiración,  escribió un poema en medio de las terrazas de arroz inspirándose en las habichuelas mágicas que yo comía y el hermoso paisaje.

“Palm winds are calming,

green things are cleaning

and for me even beans have a meaning.

The rain is warm charming,

rice fields need streaming, there is not harm.

Only great colors and feelings”

Poema por Joel de Alemania.

Después de esto, empezaron a pasar cosas interesantes en Bali, que no esperaba, sigo la historia en otro post.

Por Katy

 

 

 

 

 

Jugar a viajar

nuestro destino copy

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas” H.M.

Hace un tiempo atrás estando en Barcelona junto a mi amiga – hermana – gemela (pero rubia) perdida del alma, decidimos que aquel era un buen lugar para quedarse un tiempo. Luego de alquilar un departamento y que pasaran unas cuantas semanas, muchos sucesos en medio y nosotras que siempre hemos estado buscando algo que está allí al doblar la esquina (cruzando el puente) nos levantamos un día dándonos cuenta que teníamos que salir de allí, no porque no nos gustara, sino porque sencillamente necesitábamos seguir. Entonces hicimos las mochilas y nos fuimos al aeropuerto, listas para utilizar la clásica frase “dame el ticket del próximo vuelo que salga”. Íbamos totalmente ilusionadas hasta que llegamos y nos dimos contra la cabeza en cada ventanilla en la que preguntamos por los precios y disponibilidades, después de intentarlo un rato más, esperando un milagro de la economía, deambulamos por ahí para tomar una decisión que evitara la banca rota de nuestros bolsillos. En medio conocimos a un par de Daneses que tomaban cerveza y fumaban fuera del aeropuerto que a los cinco minutos de conocernos nos invitaron a Copenhague: casa y panoramas por millón. Compartimos un buen momento con ellos y pese a las ganas gigantescas de aceptar la invitación, dimos las gracias y nos fuimos a buscar otra alternativa de viaje. Luego de mucha vuelta y una que otra cañita, decidimos tomar el tren de regreso a Gracia, Lesseps – destí carrer – y calmar las ansias. Sentadas en la plaza, con las mochilas en el suelo, escribimos una canción para nuestra banda sin músicos (La banda sola) llamada “Jugar a viajar” y nos reímos del día en que anduvimos recorriendo el aeropuerto, estaciones de trenes y buses de Barcelona.
Cada cierto tiempo, mientras estoy viviendo en una ciudad, siento que replico naturalmente este juego. De hecho, hace una semana atrás, pasear en bici por el parque Uruguay fue sencillamente estar en otro lugar; algo había allí del Parque 3 de Febrero de Buenos Aires y hasta el vientecito que corría me parecía porteño. Luego de ese momento caí en cuenta de que las cosas se repiten, todo se repite, siempre…las caras, los olores, los árboles, las palabras y también el viaje, ese que está donde uno lo quiere ver. Hoy por hoy, mientras estoy en una oficina trabajando, mi mente ronda por lugares conocidos y también por todos esos posibles, esos “tal vez” que cada día me empujan más a ver lo nuevo dentro de lo conocido, y por supuesto a intentar dilucidar cómo saldremos de esta vida común y corriente de los mortales que eligieron la ciudad, al menos por un rato.

Por Ignacia

El comienzo

DSC_0486 copy

En Ilustraviajes voy a contar todos mis viajes, momentos, algunos tips, relatos, reflexiones y lo que se me vaya ocurriendo en el camino, con dibujos e ilustraciones. Porque esa es la manera como veo las cosas y los momentos de viaje a veces muy surreal, irreal, a veces en un universo paralelo.

Viajar sin viajar, Mi amiga Ignacia Barrios (Nacha), que tampoco puede negar su espíritu nómade, va a relatar su viaje sin viajar, desde otro punto de vista, ella en Santiago, todo lo que pasa después de viajar, soñando con viajar de nuevo. Nacha ahora viaja en su mente.

OHMYBUDA es un blog que reúne momentos de viajes desde dos perspectivas, viajando y no viajando. La misión es motivar a todos las almas nómades a tomar las mochilas y arrancar.

Katy

Growing Wild

Girl Grown Wild

2012 Graduation, with the fam. “The Beginning” 2012 Graduation, with the fam.

I wasn’t always ‘wild.’ (or weird, my dad adds as he reads over my shoulder)

In fact for most of my life I was what you might call a little goody-two-shoes.

My parents never had to deal with curfew breaking, underage drinking, strange smoky smells or piercings and permanent body art during my teenage years (no- that all came later). To give you a notion of what a stinking over-achiever I was during adolescence… my mother had to encourage me to peel myself away from AP homework and extracurricular activities and “go have a life!”

And not only was I driven- I was ‘pragmatic’ (a dangerous combination). Even though art has been a passion of mine since I was a toddler drawing “amazing replicas” (motherly overstatement?) of the Looney Tunes, I sagely convinced myself around the age of 13 that becoming an artist was…

Ver la entrada original 1.116 palabras más

Hello good bye. (A little introduction to say good bye)

Imagen

One of the hardest step ever is to buy the ticket. Big decision. The fact of buy the ticket is all, there is incredible increase of the stress y nervous before you buy the ticket and there is an incredible decrease of stress when you have bought it. You get excited like a child.  When you already did it, that it is, done, the best chapter all your life is starting. Your life is gonna start to be magic. Sounds so easy, just buy a ticket, but it´s not.

Sometimes, we are never quite sure to go away but for some magic reason without explication we trust that all is gonna be fine. And it´s fine.

I supposed that I was leaving for “a while” , but always we know that is not like that. 

I bought a 2 ways ticket, and, Why I did that? If always I want to be a traveler not a tourist. 

All the time I wanted, but inside always I knew that it is not gonna be to  short time travel. So I bought the ticket, 2 ways, just in case, because the censor of my mind was telling me it was correct to do it, in some way it was telling me that is very wrong to buy a ticket without return, the normal thing was to buy a ticket 2 ways, because the normal thing is to have a plan and go back. Lying to myself that I was going back after 5 months, for sure, then I lied to myself again, yes, I´m coming back in 8 months, then in one year, and then I missed the fly back home.

The best decision that I´ve ever taken. 

To travel. To miss . To say good bye and to say hello.

So, when you buy the ticket if you know that you have a traveller heart, just buy one way. Everything else, is coming next … magically, and suddenly you will have the courage for everything. Leaving the confort zone, your family, friends and pets for a while (supposedly) it´s not easy, to start to say good bye having that felling when you don´t know when we are gonna meet  again, changing your lifestyle to an uncertain, excited, fun, and scattered life. After of the hardest part, when you take the fly, I was thinking so excited, thinking what I´m doing now? where I´m going? heaps of clouds on my mind, while in the same clouds of emotions, I was dreaming.

To everybody who become in people that are moving all the time looking for new things, breaking free, a lot of times we are gonna try to find in the darkness the stars and in the unknown world without float, the life. 

To say hello and good bye (Good byes that could last long time) a lot of times, waiting for maybe, to say hello to everybody again.

I remember in the moment that you are leaving your house, you want to see it again, and again, slowly, one more time, your eyes on the walls, in the details where you spent moments, your people, smells, colors and you think I choose the path I want to follow. We can fly.

Lo mas difícil siempre es comprar el pasaje. El hecho de comprarlo es todo, hay un increíble aumento de stress y nervios antes de comprar el pasaje, y una increíble baja de stress cuando lo haz comprado. Cuando ya lo haces, ya esta, los días empiezan a correr mas rápido así como un  reloj de arena que no se puede detener hasta que llega el día que tu vida va a cambiar para siempre.

La mejor parte de tu vida empieza a materializarse. Va a empezar a ser mágica. Suena tan fácil esta parte de comprar el pasaje, aunque no creo que sea tan fácil.

Nunca uno esta seguro del todo, pero por alguna razón magicamente inexplicable confiamos en que todo va a estar bien …. y lo esta.

Suponiendo que nos vamos un tiempo corto, aunque sabiendo que no va a ser así en algunos casos.

Compre un pasaje ida y vuelta, y ¿porque hice eso? si siempre supe que no quería ser turista, quería seguir girando.
Compre un pasaje ida y vuelta “por si acaso,” Primero, el censor de mi mente, de lo que esta bien y de lo que esta mal, de alguna forma me decía que estaba mal comprar un pasaje sin retorno, lo normal era comprar uno ida y vuelta, porque lo normal es tener un plan y volver, 
mintiéndome a mi misma de que iba a volver en 5 meses, por supuesto que si, después me mentí a mi misma que volvería en 8 meses, después por un año, y después, finalmente, perdí el pasaje. Y así.

La mejor decisión que pude haber tomado en mi vida.

Viajar, extrañar, decir adiós y decir hola.

Por eso, cuando compras un ticket y sabes internamente que quieres ser viajero, solo compra un ticket de ida, . Lo demás, viene después, magicamente y de repente vas a tener coraje para todo lo demás. Dejando a la familia, todos los amigos, mascotas por “un rato” (supuestamente) no es fácil, empezar a decir adiós y teniendo ese sentimiento de que, no se cuando nos volvemos a ver, vas a cambiar todo tu estilo de vida, a una un poco inestable, divertida, emocionante, dispersa vida.

Luego de la parte mas difícil, comprar el ticket, decir adiós, en el avión estaba pensando, que estoy haciendo conseguiré trabajo? que pasará? una nebulosa de preguntas me nublaban la cabeza, mientras en la misma nebulosa de emociones, soñaba.

Después pensé, no importa, todo va a estar bien. Intuición. 

A todos lo que se convierten en personas que se mueven constantemente buscando cosas nuevas, saliendo del molde, muchas veces nos encontraremos en la oscuridad tratando de alcanzar las estrellas, y buscando en el mundo de los desconocido sin flotador, la vida, decir hola y adiós ( adioses que duraran mucho tiempo a veces) muchas veces, y en algunos casos esperando volver algún día a lo que se supone que es tu “vida real” , y volver a decir hola a todos.

Recuerdo, que el momento antes de que uno deja su casa, quiere observarla lentamente, una vez mas, tu vista fija en las paredes que componen los recuerdos, todos los momentos vividos ahí, la personas, los olores, los colores, y de repente el momento de irte al aeropuerto a llegado, todo empieza a suceder sin parar y pensamos somos libres, dueños de nuestro destino, podemos volar.